Reconecta en la Bodega

Crónica de una Experiencia Sensorial en Bodega La Capuchina: Reconecta en la Bodega.

A veces la vida te regala momentos mágicos, inolvidables. A veces, la vida te regala encuentros imprevistos, emocionantes. A veces te sientes vivo, muy vivo. Como ayer.

Todo empieza por la unión de 4 mujeres. 4 mujeres valientes, sensibles y apasionadas. Susana, Carmen, Noelia y Justine. La primera es Propietaria de la Bodega la Capuchina, la segunda es enóloga y distribuidora de vinos andaluces, la tercera es profesora de Yoga y Mindfulness y la última es Gerente de una agencia de viajes de experiencias.

De esta unión nace el proyecto ReConecta en la Bodega, una experiencia donde las emociones están a flor de piel, donde el tiempo se detiene y la felicidad se dispara.

A primera hora de la mañana, por un carril entre olivos, pinos y tierra rojiza llegamos a los pies de la Sierra de la Camorra, en Mollina. Nada más bajar del coche, nos inundan el sol y los olores de tomillo, romero y bosque mediterráneo. Nuestros sentidos se van despertando y Noelia nos invita a presentarnos de una manera muy profunda, mirándonos a los ojos. El resultado es inmediato, las primeras emociones surgen, disparadas, conectando a cada uno de nosotros para el resto del día, o para siempre… Lágrimas. Abrazos. Sonrisas.

bodega_la_capuchina_reconecta bodega_la_capuchina_carmen_justine bodega_la_capuchina_visita

Emprendemos el camino hacia la Bodega a pie, en silencio, observando, oliendo, tocando, sintiendo. Una pequeña peregrinación hacia el emocionante mundo de los vinos, de la consciencia y del momento. En el patio, nos recibe calurosamente Susana y nos da la bienvenida a su bodega, a su casa, y de repente nos traslada al jardín. Y la fantasía opera, es como entrar en un cuadro de Van Gogh, pintado en otoño. Entre arboles de mil colores, pavos reales y cabañas de madera, la voz suave de Noelia nos llama a la calma y nos introduce al Mindfulness, o como tranquilizar nuestra mente. Nos invita a seguirla a la Sala de Barricas.

Ahí, en la intimidad de las barricas de roble, la luz tenue de las velas y el olor a incienso algo maravilloso sucede, casi místico. Noelia nos invita a cerrar los ojos, relajar la mente, apaciguar los pensamientos y disfrutar de una consciencia plena, positiva y en armonía con nosotros mismos. Nos envuelve una dulce energía. Nos sentimos un poco más vivos. Cuando de repente se abre la puerta de la Bodega, nos inunda la luz del Sol, y se produce el segundo despertar. Todos salimos con una sonrisa, y con una sensación de tranquilidad y de paz interior.

reconecta_en_la_bodega_meditación reconecta_en_la_bodega_logo meditación_en_la_bodega_capuchina

Ahora con los sentidos en pleno apogeo, Carmen nos invita a seguirla al viñedo. Al pie de las cepas ella se siente como en su casa. Su pasión por la tierra y los vinos es desbordante y su bonita sonrisa la delata enseguida. Paso a paso, nos explica el ciclo de la uva, las variedades que aquí podemos contemplar, Moscatel de Málaga, Syrah, Petit Verdot… Delante de nuestros ojos se extiende un pequeño mar de viñedos de color cobre. Un espectáculo para la vista desde donde podemos contemplar las montañas y los pueblos de hasta 5 provincias.

bodega_la_capuchina_viñedos bodega_la_capuchina_patio viñedos_bodega_la_capuchina_mollina reconecta_en_la_bodega_carmen

 

La curiosidad nos pica y queremos saber como se elaboran aquí los vinos. Susana y Carmen nos acompañan a la bodega. Y empieza el relato del Fabuloso viaje de una uva. Desde la cepa hasta la botella. Carmen, en su salsa, nos da todo tipo de detalles sobre la elaboración de los excelentes jugos que aquí se elaboran. Capuchina Vieja Blanco, Capuchina Vieja Tinto, Capuchina Vieja Sol. Vinos que estamos deseando degustar.

Llegamos al acogedor salón. La magia opera de nuevo. Al fondo la chimenea crepita, los trofeos de caza imponen y la mesa que ha preparado con mucho cariño Susana nos espera. El almuerzo se convierte en una reunión de amigos, que horas antes no se conocían. Tomates ecológicos aliñados con un delicado aceite de los olivos de la finca, queso, unas migas riquísimas preparadas por el Restaurante Molino Blanco todo acompañado con los deliciosos vinos de esta bodega. Un placer para los sentidos.

bodega_la_capuchina_salon bodega_la_capuchina_sol bodega_la_capuchina_almuerzo reconecta_en_la_bodega_pareja

Susana, en generosa anfitriona nos invita a disfrutar de la remesa en el jardín, donde la luz tenue de una bonita tarde de otoño nos envuelve. La armonía opera, el ambiente es agradable. Con una Copa de Sol en una mano y un trozo de bizcocho casero en la otra, la tertulia es alegre. Nadie quiere irse, todos queremos que la experiencia siga.

Hoy, me he despertado feliz. Con el sentimiento de que algo ha cambiado. Y con la sensación que Reconecta en la Bodega es una Experiencia única.

GRACIAS. Gracias a Susana por apoyar nuestra locura y por acogernos con tanto cariño y sencillez. Gracias a Noelia por emplear tan bien su energía y compartir su calma. Gracias a todos vosotros por confiar en nosotras y dejaros llevar. Y gracias a ti, Carmen, por tu apoyo, tus ideas y tu amistad. Hasta siempre.

reconecta_en_la_bodega_grupo reconecta_en_la_bodega_equipo reconecta_en_la_bodega_sonrisas

Justine Faucon.

A Carmen le parece que me desvelo poco en el post y me pide que añada lo siguiente:

“Justine es el nexo necesario para que lo mágico ocurra, es el imán que atrae lo bueno para que todo sea posible. Sin esa columna vertebral nada se podría sostener. Susana, Noelia, Carmen no hubieran conectado y Re-conecta no sería hoy una realidad de calma, bellaza y colores infinitos.
Amiga tú eres la unión y sin tí no sería posible… eres el todo en cada una de las demás.”
Carmen Aparicio

 

Comments are closed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies